miércoles, 18 de noviembre de 2015

Temores..

Temes a la muerte siendo un laureado
que ganó la vida por suerte o azar
en un maratón de miles de ansiosos
en busca del premio de un vientre materno.

Esos perdedores también lo soñaban
¿sabes dónde fueron? a burdos canales
y jamás verán ni las sombras muertas
de su travesía hacia tal incógnita
que solo un dichoso como tú conoces.

¿Y tú, qué esperabas? ¿Ser un inmortal?

Eres privilegio, todo un monumento
que respira y sangra, que come y defeca
ama y también odia, -especie de Dios-
sobre un suelo turbio donde tú pernoctas
y ahí quedarás con tus blancos huesos.

Tú sigues temiendo pero es a la vida
pues esta se esfuma y no hay ningún modo
de variar el curso de esa gran verdad.

1 comentario:

  1. Orlando, me ha gustado mucho este poema en dodecasílabos nuevamente. Las dos primeras estrofas donde planteas el éxito de haber nacido. De haber vencido en un millar de posibilidades y llegar al mundo es genial como una introducción para luego pasar al remate y a los temores.

    A veces no somos conscientes de lo afortunados que somos por el solo hecho de existir, aunque nunca deje de estar presente por momentos o instantes el temor a vivir. A tomar decisiones, a correr riesgos y a aceptar el paso del tiempo.

    Un abrazo compa.

    ResponderEliminar